¿Padeces alergias o intolerancias alimentarias?, por Selena Borrachero

¿Padeces alergias o intolerancias alimentarias?,  por Selena Borrachero

Selena nutricionista

Selena Borrachero

Hoy abordamos un tema que está muy de actualidad: el nuevo Reglamento de información facilitada al consumidor, el ya famoso 1169/11, que ha entrado en vigor y pretende mejorar la calidad de vida de las personas que sufren alergias e intolerancias alimentarias.

En España existe un elevado porcentaje de personas que padecen esta problemática y para ellas, comer fuera de casa puede convertirse en algo complicado y suponer un gran riesgo. A partir de ahora, con el fin de cumplir la normativa, las empresas deben diseñar un plan de gestión de alérgenos y identificar e informar correctamente al consumidor o cliente de los diferentes platos, productos o preparaciones que los contengan.

 

Gracias a esta nueva ley, los afectados pueden conocer todo aquello que consumen y eso les permitirá escoger los alimentos con mayor decisión y seguridad. No se exige que se ofrezcan platos sin alérgenos, sino que cualquier ciudadano sepa que puede o qué no puede comer, en igualdad de condiciones que otro y sin tener que identificarse ni pedir un trato especial. No es fácil llevarlo a la práctica pero se debe tener en cuenta que de su buena aplicación dependen la salud y en el peor de los casos, la vida de algunos ciudadanos.

La obligatoriedad de estas medidas de seguridad alimentaria afecta a cualquier establecimiento que proporcione alimentos envasados o no envasados: hostelería, restauración, hospitales, comedores escolares y comercios minoristas (panaderías, carnicerías, etc.), entre otros.

alergiasHay infinidad de sustancias que pueden provocar alergias o intolerancias, pero actualmente son de obligada mención únicamente cacahuetes, soja, sésamo, apio, altramuces, pescados, crustáceos, moluscos, frutos secos de cáscara, leche, huevo, cereales que contengan gluten, mostaza y sulfitos.

La manera de informar al consumidor puede ser escrita, mediante una carta o cartel donde se identifiquen los alérgenos que tiene cada plato, u oral, cuando el responsable esté atendiendo a los clientes informando de los alérgenos que pueden encontrarse.

Por otro lado, cabe destacar que es fundamental formar a todo el personal que colabore en la elaboración de los alimentos y así asegurar que conocen la importancia de unas buenas prácticas de higiene y manipulación, ya que un ciudadano podría sufrir reacciones alérgicas debido a la presencia de trazas o contaminaciones cruzadas.

En definitiva, puede que la nueva ley suponga un dolor de cabeza para el personal de los diferentes establecimientos, pero desde el punto de vista sanitario y para el consumidor, es una medida muy favorable: podemos decir que el sector alimentario progresa rápidamente y se adapta a las exigencias cada vez más altas de los consumidores.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *