‘Cómo influye la obesidad en el aparato locomotor’ por el Dr. Enrique Gastaldi

INFLUENCIA DE LA OBESIDAD EN EL APARATO LOCOMOTOR

Dr. Enrique Gastaldi Orquín

La influencia de la obesidad en el deterioro del aparato locomotor, sobre todo en las articulaciones de carga, parece más que evidente.

El cartílago articular puede verse afectado por diversos factores como los microtraumatismos repetidos (actividad laboral o deportiva) y la sobrecarga. La obesidad favorece la aparición de la artrosis y empeora su pronóstico.

La artrosis se produce por una alteración de cartílago articular y es un problema de salud importante. El aumento de la esperanza de vida de la población condiciona un envejecimiento de las articulaciones. Si a esta evolución natural se le añaden factores agravantes como el sobrepeso, (además de otros como son traumatismos anteriores, desalineación de los miembros, enfermedades inflamatorias, etc.), nos encontraremos con un incremento en el número de ancianos con artrosis y de obesos.

La rodilla, la columna y la cadera son las regiones anatómicas más afectadas. Esto se traduce en una importante tasa de bajas laborales entre la población activa (ILT). Y un incremento de las incapacidades laborales permanentes (ILP). Con el consiguiente gasto sanitario.

Resulta del todo evidente, que la prevención y el control de los diversos factores que puedan favorecer el desarrollo de la enfermedad (y la obesidad es muy importante), será una tarea prioritaria para el futuro inmediato. No sólo como un problema de salud, sino como un problema económico grave.

Además, obesidad empeora el pronóstico de la artrosis porque dificulta y complica los tratamientos. Se ha demostrado un incremento del riesgo y de las complicaciones en los pacientes obesos sometidos a reemplazos articulares (prótesis de rodilla y cadera). El riesgo se incrementa más con la obesidad y diabetes.

También parece establecido que la obesidad y la falta de ejercicio perjudica la artrosis. Un 75 % de los pacientes con artrosis no hace ningún tipo de ejercicio para mejorar los síntomas de la enfermedad, y cerca del 50% presenta obesidad.

A partir de los 50 años la artrosis de rodilla se detecta más en mujeres (13.3%) que en hombres (5.5%). Las personas con sobrepeso del 20% , tienen 7 á 10 veces más riesgo de padecerla. La reduccion de un 10% de peso produce una mejoría funcional de un 28%. Así mismo, la reducción de 5 kilos de peso disminuye un 24% el número de operaciones de rodilla. Las amas de casa tiene más riesgo de padecer más artrosis por la sobre-utilización que hacen de sus articulaciones.

Otro aspecto que no debemos olvidar es la  relación de osteoporosis con  obesidad. La osteoporosis favorece el riesgo de fracturas en muñecas, vértebras y cadera, con el consiguiente deterioro de la calidad de vida.

Los cambios hormonales que se producen con el climaterio establecen un nuevo orden biológico, que implica ciertas alteraciones físicas y sicológicas. La disminución de los niveles de estrógenos, favorece la disminución de la leptina, una hormona que  se relaciona con el control del apetito.

El ejercicio físico, aprender a comer y abandonar el tabaco son consejos básicos para las mujeres en la época de la menopausia. Una actividad física adecuada, y una dieta rica en calcio hasta los 20 años, ayuda a conseguir un buen stock óseo para prevenir la osteoporosis.

Finalmente mencionar que la obesidad infantil, que afecta a un 13.9% de los niños españoles, puede aumentar la frecuencia de aparición de artrosis en la edad adulta. Las desalineaciones de los miembros en niños obesos pueden favorecer el desgaste articular.

En conclusión: un ejercicio físico adecuado, saber comer y evitar las sustancias nocivas (tabaco), ayudarán a prevenir la degeneración articular y mejorar su evolución y tratamiento, con la consiguiente mejora de nuestra calidad de vida.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *