El Valencia no puede con el colista (1-1), por @JordiSanchiss

El Valencia no puede con el colista (1-1), por @JordiSanchiss

FOTO CARNETJordi Sanchis

Ir a Mestalla como aficionado blanquinegro se ha convertido más que nunca en una cuestión de fe, de amor incodicional a unos colores, porque más o menos se sabe lo que va a deparar el partido de turno: sufrimiento y malos tragos. No hay más, ni esperanza ni motivos para ilusionarse.

Ni contra un Granada hundido en la última posición de la tabla ha podido este Valencia, que no está para sacar pecho contra nadie, permanentemente asomado al abismo de las plazas de descenso. El equipo, más bien el club en su conjunto, está perdido desde hace tiempo en su particular Triángulo de las Bermudas, y por más que se improvisan patrullas de rescate para intentar salvarlo -ya llevamos tres entrenadores en 12 jornadas-, la espesa niebla no deja vislumbrar salida alguna.

Los de Prandelli tiraron la primera parte, lo que les provocó llegar al descanso en desventaja. Los primeros minutos fueron de dominio local, pero sin intensidad, sin meter una marcha superior a la tercera en ningún momento. Aún sí, y dada la poca calidad del adversario, ocasiones hubo para abrir el marcador, sobre todo originadas por las constantes arrancadas de Cancelo por la derecha. Rodrigo y Nani remataron con peligro en ese tramo inicial. La más clara la tuvo, como es costumbre, el mismo Rodrigo, tras un centro de Montoya. Y como es costrumbre la falló. Ochoa desvió su chut a bocajarro.

Los valencianistas fueron levantando más y más el pie del acelerador, hasta quedarse prácticamente parados y ceder todo el control y las oportunidades a los andaluces, que se dedicaron a desaprovecharlas de manera clamorosa, sobre todas las que tuvo en sus pies Kravets. No así Carcela, que en el tiempo añadido del primer tiempo adelantó a los suyos en una gran jugada personal. 0-1. Drama en Mestalla y a remar, la historia de siempre.

En la reanudación, Cesare Prandelli quitó a Montoya y sacó al campo a Munir. El efecto buscado tuvo sus resultados de inmediato. El ex del Barça le dio las dosis de frescura y talento que requería un equipo atascado. En el minuto 47, buena acción de Parejo que es culminada por Nani desde el área pequeña en el gol del empate. 1-1. El encuentro adquiría otro aire.

Poco después, gol anulado a Rodrigo por un fuera de juego anterior más que ajustado. Pero lo siguió intentanto el Valencia. Munir se inventó una jugada que Nani remató fuera. El propio delantero portugués con un chutazo que buscaba la escuadra a punto estuvo de culminar la remontada, pero el balón salió mínimamente desviado. Y cuando más sensación de peligro estaba dando Nani, Prandelli decidió sustituirlo por Bakkali. Un ataque de entrenador.

Mario Suárez de cabeza y Bakkali con un disparo potente con su pierna izquierda que Ochoa sacó a córner dispusieron de las dos últimas opciones para desnivelar el resultado. Pero el luminoso ya no se movió. Solo una vistoria en casa en toda la Liga, nefasto balance para un Valencia que aspiraba a Europa en pretemporada y que no sabe salir de la zona baja. Toca sufrir, y mucho.

1. Valencia CF: Diego Alves, Montoya (Munir, m. 46), Garay, Mangala, Gayà, Enzo Pérez, Mario Suarez, Parejo, Cancelo, Rodrigo y Nani (Bakkali, m. 64).

1. Granada CF: Ochoa; Cuenca, Saunier, Lombán, Gastón Silva, Gabriel; Agbo, Andreas Pereira (Samper, m. 63), Carcela (Toral, m. 86), Boga y Kravets (Barral, m. 78).

Goles: 0-1. M.45+1: Carcela. 1-1. M. 47: Nani.

Árbitro: Hernández Hernández (comité de Las Palmas). Amonestó a Joao Cancelo y Munir del Valencia CF, y a Pereira, Toral, Samper, Ochoa y Uche del Granada CF. Expulsó al técnico visitante Lucas Alcaraz en el minuto 86.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: